“Es el momento de penalizar totalmente el aborto en Colombia”: José Darío Salazar

AMENAZAS A LOS DERECHOS DE LAS MUJERES COLOMBIANAS

Ver en línea : http://www.senado.gov.co/portalsena…

Declaraciones del dirigente del Partido Conservador pretenden mediante acto legislativo propondrán prohibir el aborto en todas sus formas. Parece que no conoce cuáles son las malformaciones fetales incompatibles con la vida.

Bogotá D.C., 24 de febrero de 2011 (Oficina de Prensa del Senado).- Prohibir en el país la práctica del aborto en todas sus formas planteará un acto legislativo que el senador y presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar, con el respaldo de senadores de otros partidos, tramitará ante el Congreso en los próximos días.

El artículo 11 de la Constitución Política señala que: “el derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte”. La propuesta que retoma de nuevo la prohibición total quedaría así: “Se respeta la vida desde la concepción hasta la muerte natural”.

El aborto en Colombia es un delito regulado en el Código Penal en los artículos 343, 344 y 345. Un fallo de la Corte Constitucional, en el 2006, eliminó la pena de uno a tres años que se contemplaba para quien se practique un aborto. La despenalización se aplica en tres casos especiales: cuando la mujer haya sido objeto de violación, cuando haya una malformación grave en el feto o cuando el embarazo revista riesgo para la madre.

Según el Ministerio de Protección Social, el aborto ilegal es la tercera causa de mortalidad materna del país. Señala que muchas mujeres mueren en Colombia a consecuencia de abortos practicados de modo ilegal y, por tanto, la mayoría de las veces inseguro.

Si hay malformaciones del feto o peligro para la madre, la Corte sentenció que, para poder practicar el aborto, debe haberse expedido una certificación médica. En caso de abuso sexual, debe haber una denuncia ante las autoridades competentes o un concepto de una autoridad médica, como el Instituto de Medicina Legal.

Según la Organización Mundial de la Salud, el aborto es un problema social que cada día se incrementa y se estima que anualmente ocurren en el mundo aproximadamente 600 mil muertes maternas, de las cuales el 90 por ciento suceden en países subdesarrollados, especialmente en aquellos con escasos acceso a los servicios de salud. La causa más frecuente de morbimortalidad materna es el aborto practicado en forma insegura.

A continuación presentamos la entrevista que la Oficina de Prensa del Senado le hizo al autor de la iniciativa, el presidente del Partido Conservador y senador José Darío Salazar Cruz.

Oficina de Prensa del Senado. Usted presentará un acto legislativo donde plantea la modificación del artículo 11 de la Constitución, para prohibir taxativamente en el país la práctica del aborto en todas sus formas. ¿Cuenta con el respaldo de sus colegas para que sea una realidad?

Senador José Darío Salazar Cruz “Espero contar con el respaldo de muchos colegas y otros se opondrán, como es normal, en el foro democrático del Congreso”.

O.I.P.S. ¿Cómo se separa el concepto de la Corte Constitucional de la moral?

J.D.S.C. “Creo que la Corte ha cambiado su posición varias veces. En dos o tres sentencias anteriores se opusieron a darle vía libre al aborto, en algunos casos. Después terminaron modificando la Constitución Nacional, seguramente porque hubo una mayoría. El derecho a la vida es un derecho inviolable en términos absolutos, la Carta Política lo dice. La Corte Constitucional o algunos de los magistrados que son guardianes de la misma, resolvieron modificar el artículo 11. Pienso que existen unos valores supremos como el de la vida que está por encima de cualquier otro valor, de otro derecho fundamental.

La vida empieza desde el momento de la concepción y los Estados no pueden irse por soluciones facilistas, como la que dice que: ’como hay violaciones y no se pueden impedir, hay que matar a la persona que viene y que va a nacer’.

El Estado tiene que adelantar políticas que nos permitan la seguridad para que esas violaciones no se hagan y no irnos por la solución facilista de matar a quien viene en el vientre. El Estado debe dar una orientación psicológica, de responsabilidad a quiénes van a ser madres. Creo que el Estado colombiano tiene que darle a estas personas dignidad y trabajo, para que no cometan estos actos, muchas por vergüenza como el incesto, otras porque pueden pensar en cómo sostener al niño, porque no tienen cómo trabajar y otras porque no tienen orientación psicológica o porque fueron violentadas por falta de seguridad.

El Estado lo que tiene que ofrecer es eso, pero no llevar a la madre hasta el extremo de declarar a su hijo su enemigo, su contrario, al que hay que eliminar por la vergüenza, o porque no quiere hacerse cargo o porque hay inmadurez. Allí hay una pérdida o quiebra de valores.

¿Cuántas personas quieren tener un niño?, las filas para adoptar aquí y en el exterior son enormes. Si no quiere tenerlo, entréguelo.

Este no es un problema religioso, es un problema de moral; ni siquiera es un problema jurídico, de defensa a la vida de manera integral, y esa es nuestra posición.

En el caso, por ejemplo, de la violación, ¿qué culpa tiene el niño de una violación? Y en el caso de la malformación ¿dónde empieza la malformación?, ¿En el síndrome de Down, en el labio leporino?, ¿Que el niño venga sin manos? ¡¡Cuántos artistas nos ofrecen los mejores dibujos hechos con sus piececitos!!. El aborto causa traumas terribles al que lo haya hecho por inmadurez, por falta de responsabilidad, en especial cuando ve a un niño de 5 o 7 años y se imagina cómo estaría su hijo dándole felicidad.

Queremos es evitar esa mortandad absurda y espantosa y esa falta de madurez, de responsabilidad del Estado y de quienes así actúan en lugar de ofrecerle protección a la madre”.

O.I.P.S. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, en promedio se pueden registrar dos muertes mensuales por abortos mal practicados.

J.D.S.C. “Nosotros esperamos que hayan políticas de Estado, en donde se concientice a la madre y se le faciliten las herramientas y los instrumentos para evitar esas prácticas. El proyecto no va encaminado, como dicen los populistas, “a meter a las madres a la cárcel”. Los escucho decir “¡tras de que son violadas, las van a mandar a prisión!” .El aborto está penalizado en Colombia, con excepción de esos tres casos, pero no hay una sola mujer que haya ido a la cárcel, porque la pena es mínima. Decir lo contrario es una mentira, es una manera de atemorizar, de hacer populismo”.

O.I.P.S. ¿Los fallos en Colombia están riñendo con la moral?

J.D.S.C. “Hay leyes inmorales. Me parece que esa es una sentencia inmoral, por eso tratamos de modificarla . Mientras tanto, se está cumpliendo”.

O.I.P.S. ¿Considera que se ha caído en un irrespeto constante creciente a la vida y hemos perdido la cultura de la vida?

J.D.S.C. “No tengo ninguna duda, un país donde se asesina, donde hay 15 mil homicidios al año y que no están contados estos que son los abortos. Creo que hemos caído lo más bajo en esta sociedad”.

OIPS. Pero aunque no se despenalice el aborto, éstos se siguen practicando ¿Que hacer al respecto?

J.D.S.C. “Si el aborto se penaliza, no puede practicarse y el Estado tiene que sancionar duramente a quienes lo practiquen. Hoy se penaliza con excepción de tres casos. En el momento en que se penalice, el Estado tiene que actuar, con sus jueces y sus fiscales, para sancionar a quienes violen la norma”.

Las cifras

Las siguientes son las cifras que entrega la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud en su portal (http://www.paho.org/spanish/DD/PUB/…).

En el mundo

• De los 210 millones de embarazos anuales, 80 millones son no planeados, es decir 2 de cada 5 embarazos.

• De los embarazos no planeados, 46 millones (58%) terminan interrumpiéndose, 19 millones de estos en países en vía de desarrollo. En América Latina se practican 3 millones 700 mil abortos inseguros.

• El número de mujeres que mueren a causa del aborto anualmente es 68 mil, equivalente al 13% de la mortalidad materna. En América Latina, el aborto inseguro es responsable del 17 % de las muertes maternas.

• Dos tercios de los abortos practicados al año corresponden a mujeres de 15 a 30 años. En América Latina más del 50% de los abortos se practican a mujeres de 20 a 29 años y casi el 70% a mujeres menores de 30 años.

• El riesgo de morir durante el parto de las jóvenes de edades entre 15 y 19 años es dos veces mayor que el de las mujeres de 20 a 30 años. Este riesgo es cinco veces mayor en las menores de 15 años. En el mundo, la principal causa de muerte de adolescentes de 15 a 19 años, son los embarazos tempranos, sus riesgos y complicaciones.

En los países en desarrollo 14% de los abortos se han practicado a menores de 20 años.

En Colombia

De acuerdo con Profamilia y sus encuestas periódicas, en un estudio adelantado por el médico gineco-obstetra, epidemiológo y experto de la Universidad Nacional de Colombia, Alejandro Rodríguez Donado, “del total de embarazos que se registran en el país cada año, el 26% terminan en partos no deseados y el 24% en abortos” (Ver documento). No obstante reconoce que el subregistro de abortos es el principal problema para concretar una cifra precisa, que nadie calcula con exactitud, no solo en el país, sino en el mundo.

Asegura el centro de salud reproductiva y sexual del país, que entre todo el grupo de mujeres colombianas de entre 15 a 55 años, el 22,9% en promedio tuvo un aborto inducido, es decir una de cada cuatro mujeres.

Según cifras del Centro de Investigación Sobre Dinámica Social, CIDS, de la Universidad Externado de Colombia, el grupo de mujeres de 19 años es donde más se registra esta práctica, con el 44,5%.

Ahora, el Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Protección Social también tienen un promedio de cifras sobre el aborto y que publican en el llamado “Informe Quincenal Epidemiológico Nacional. En uno de estos informes, correspondiente al año 2007, se indica que “el aborto se practica en todos los estratos socioeconómicos: 16,6%, en el estrato alto; 24,1%, al estrato medio-alto; 21,8%, al estrato medio-medio; 21,6% al estrato medio-bajo y 24,4% al bajo”. La tendencia se mantiene en la actualidad, siendo el estrato más bajo de la población donde más se registra esta práctica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.